jueves, 5 de noviembre de 2015

Textos Ganadores. 35º Reto: Terror, Crimen y Misterio

35º Reto: Terror, Crimen y Misterio
REVISTA SEMANAL DEL RETO


Texto Ganador en Verso
(36 puntos)

 (Perfil de Facebook)


(Leer comentarios en el grupo Territorio de Escritores)

Delito de un mal amor,
mi pluma confiesa un crimen,
en esta tinta escarlata
se diluyen mis fusiles.


Con el blanco del papel
se sumergen y se erigen
los versos más tenebrosos
entre juncales y mimbres,
en las aguas de un romance,
de un romance sin raíces.


Mi corazón es condena,
enjuiciada está mi estirpe,
de sangre sucias mis manos
he mandado que acribillen
a la ninfa de mis sueños
por negarme sus abriles,
por negarme sus amores
y suplicando, la olvide,
me sepulta en una fosa
impidiendo que me auxilien.


No me llaméis asesino,
no soy yo quien anda libre, 
una dama piel canela
hoy, espera ver pudrirse,
al hombre que más la amó...


¡Exijo que la castiguen!
Porque traición sin castigo,
es como un beso que finge,
es como un beso que muerde,
es difunto... !Es beso triste!

Carlos Corredor Cámara



Texto Ganador en Prosa
( 26 puntos)

(Perfil de Facebook)
(Leer comentarios en el grupo Territorio de Escritores)

Nunca he creído en brujas, ni en fenómenos paranormales.
pero en mi vida sucedió algo a lo que nunca he podido encontrar una fehaciente explicación .
Julio de 1975. Diecisiete años y un novio de veintidós: Javier .
Me gustaba dormir escuchando la radio y cuando sentía que me vencía el sueño, la apagaba.
Una noche desperté a las 3:45 h. de la madrugada; sonaba la canción: “Nosotros”, cantaban Los Panchos. Me extrañó. Hubiese jurado haber apagado el transistor, pero tampoco le di importancia.
Javier había sido llamado a filas un mes antes , recién terminado aparejador.
Nos escribíamos diariamente. Estaba ilusionado porque fuera a verlo a su jura de bandera. Me decía que me estaba preparando mi regalo de cumpleaños. Yo cumplía en agosto.
A Javier le gustaba tocar la guitarra y pintar, por tanto, pensé en una bonita marina como regalo.
Pasada una semana, ya me había olvidado del incidente radiofónico, vuelve a despertarme la radio, que supuestamente había apagado, a la misma hora con la misma canción. Volví a dudar y me prometí estar más atenta. Llegada la noche me aseguré que estuviese bien apagada, y la quité de la mesita poniéndola en el suelo, sobre la alfombra. A las cuatro menos cuarto volvió a despertarme. Sentí escalofríos. ¿Qué broma era esa? Miraba hacia todos lados buscando presencias extrañas. Nada.
La noche siguiente me prometí no dormir y vigilar el aparato. La apagué y me puse a leer. La noche transcurrió con normalidad. Muy temprano, sonó el teléfono. Era la hermana de Javier medio ahogada por el llanto . Les habían llamado del cuartel. A Javier lo habían” vacunado” y tuvo unas reacciones alérgicas y no sé cuantas excusas más. Javier había fallecido esa noche a las 03: 45h. mientras yo vigilaba la radio. Fue un duro golpe que no sé si he superado. Entre sus pertenecías había un sobre cerrado, que nunca llegó a Correos, dirigido a mí. Contenía una cinta con canciones grabadas, cantadas por él y su guitarra. La primera : “ Nosotros”
¿ Casualidad..? Aún conservo la cinta. Cuando escucho la canción, flaqueo.

Alcira Nieves Saavedra