miércoles, 9 de marzo de 2016

Textos Ganadores. 45º Reto: Sucedió una noche


Texto Ganador en Prosa
(28 puntos)

 (Perfil de Facebook)

(Leer comentarios en el grupo Territorio de Escritores)

Sigue siendo uno de los edificios con más encanto: balcones, cristaleras de colores, visillos de encaje, contraventanas, un portal con picaporte, mirilla, y una barandilla dorada, ¡siempre reluciente!... En los rellanos flores, dos puertas a derecha e izquierda, 97 peldaños suben hasta el sexto formando caracola; los he contado tantas veces subiendo a casa de mi abuela... Pero es él, el que subía aquella tarde, arrastrando la vieja maleta que su hermana le había prestado. Repeinado, perfectamente rasurado y con corbata por consejo de ella, debía causar buena impresión a Doña Aurora, una viuda que regentaba una pensión en el cuarto; el precio se ajustaba al presupuesto de la pequeña lata que llevaba apretada contra el pecho, necesitaba acomodarse y empezar a trabajar, tenía que desanudar la corbata cuanto antes, si no quería que la lata sonase vacía.

Menos diez, había quedado a en punto; soltó la maleta llegando al rellano del tercero para acicalarse el pelo y atarse la chaqueta, “¿estará la maldita corbata derecha?”, musita en voz alta... Carmen baja taconeando desde el sexto, llevaba un año trabajando en la consulta que Don Blás Mena abrió en el tercero. Se tropiezan sin tocarse, ella le advirtió riendo y con toda la coquetería que los dieciséis le permitía, desapareció tras la puerta de la consulta con una nueva sonrisa, contestándole “lo está”...
Bajamos el telón, el día se acuesta, la noche apaga las luces, un cuento de ilusiones le arropa con esperanza... y en el silencio, le besa. Duermen los soñadores, se despiertan los sueños; descansan los peldaños, nadie sube, nadie baja. Los rellanos custodian a derecha, izquierda, detrás de cada puerta, almohadas... ¿Y ella? Ella se desliza por la barandilla, disfrutando como niña, mientras trenza a capricho mil y un sueños convirtiéndolos en estrellas...
La pensión del cuarto está completa, doña Aurora duerme, nuestro huésped no... un ángel le robó el sueño en el rellano del tercero, ese ángel desde el sexto, sueña tocar el cielo... en él, brilla una nueva estrella.
La noche traviesa peina su trenza, mañana volverá a besar el día, mañana brillará la barandilla...

Tréblo Mati


Texto Ganador en Verso
(27 puntos)

 (Perfil de Facebook)



(Leer comentarios en el grupo Territorio de Escritores)

Y cada noche el espejo mostraba su rostro
Aquel de disfrazada sonrisa 
Carmín y fuego, lágrimas enmohecidas…
Era el único que sabía, de verdades escondidas
Su cuerpo, frágil y roto; 
Amasijo de recuerdos…
Ésos que le decían de otros tiempos
De barcos y anhelos…
De promesas, que con mentiras llegan
Ésas que quedaron teñidas y flotando;
Triste océano de niñas de trapo…
¡Malditos contrabandistas de inocencia y sueños!
Esa noche sería distinta…sería la última
Finiquitaría con su sangre aquel sucio contrato
Cogió su zapato…arremetió contra el espejo
Un vidrio agarró con sus manos
Aquellas en las que ahora pendía su muerte
Al fin se liberaría, pero antes…
¡Fuerzas le pidió al diablo!
Para llevarse por delante a unos cuántos… 
Y la noche lloró sangre…sangre inocente…
Entre tanta, sucia y maloliente…

Ginebra Blonde