viernes, 25 de marzo de 2016

Textos Ganadores. (10) Reto Anónimo Mensual: La imagen

Texto Ganador en Prosa
(27 puntos)

 (Perfil de Facebook)




(Leer comentarios en el grupo Territorio de Escritores)

Aquella sensación de hacer equilibrios no me era desconocida en los últimos meses, pero esta vez también me sentía aislada en mi pequeña porción de tierra, enraizando en ella como quien se agarra a una última tabla de salvación. Flotaba como un asteroide junto a otros fragmentos de aquella “realidad” rota en que se había convertido mi vida. Aún podía vislumbrar mi seguro palacio, aquel en el que había vivido protegida sin que nada ni nadie me amenazara. No sabía que el dragón se ocultaba en su interior y que un día despertaría. 
Y comenzó la pesadilla. Esa que parecía real… porque era real. Esa de la que sólo despiertas cuando duermes y vives una realidad paralela e ilusoria.
Era como un enorme puzzle desmembrado y no conseguía encajar las piezas. Se escapaban de mis manos. Veía a otras personas en mi misma situación, abandonados en su pequeño islote, en aquel amplio espacio que compartíamos. Nos mirábamos, unas veces de soslayo, otras abiertamente. Nos entendíamos sin palabras. Cada uno de nosotros pensaba: <No soy la única persona a la deriva en este cosmos de la incertidumbre>
Sin saber si alguna vez volverías a tu antigua y confortable forma de vida. Si las voces amigas, que ahora eran ecos de consuelo, te convencerían de lo pasajero de la situación.
El viento del miedo nos azotaba la cara y enredaba quizás por última vez nuestros cabellos, zumbaba en nuestros oídos su incansable ulular dulzón. El desasosiego anidaba en nuestro pecho, a pesar de que te negabas a darle cobijo.
Irremediablemente hacías balance de tu existencia, de lo conseguido, de las metas aún inalcanzadas… de tu propia fragilidad.
………………………………………………………………………………..........
Tomé los auriculares con la música que mi hija me había preparado para la ocasión. Cerré los ojos. Lo primero que oí fue “Viva la Vida” de David Garret. Repetí. Las cuerdas de su violín sabiamente acariciadas por el arco me llenaron de energía. El tiempo se detuvo, o por el contrario, corrió.

<Adriana, cielo, ya hemos terminado, por hoy> dijo la enfermera tocándome cariñosamente en el hombro.


¡Había superado mi primera sesión de quimio!

Ina Molina Pérez


Texto Ganador en Verso
(23 puntos)

 (Perfil de Facebook)



(Leer comentarios en el grupo Territorio de Escritores)

Te siento ¡ tan sublime ! ¡tan adentro...!
que me arrastras tras de ti a lo profundo,
quizá no fuiste nunca de este mundo,
vagó tu alma viajera sin destino.


Palacio de Cleopatra, Alejandría,
buscaste en sus puertos el abrigo,
no hallando para mí , mayor castigo,
que en tu vesania ser testigo mudo.


Y viajas mar adentro ...embriagada...
la luz del sol traspasa niquelada
y alumbra los vestigios de otro mundo.


Tu canto de sirena me nubla los sentidos, 
pervive la pasión , amor sin tregua,
vencido estoy, herido por Cupido.


Flotando sobre espuma, casi en vuelo, 
tan sólo tu violín alza sus notas...
Ninfa, walkiria o quizá diosa...
mortal sé que soy , a ti me entrego.


Que sea tu pecho, flor de hielo, 
el que me acune.
No quiero vivir muerto bajo un cielo...
El teatro de la vida me consume.

Alcira Nieves Saavedra