lunes, 2 de marzo de 2015

Textos Ganadores. Reto nº 14: Hablamos de..Celos

RETO Nº 14: HABLEMOS DE..CELOS

Texto Ganador en Prosa

(22 puntos)Ina Molina


Irene e Ilenia, idénticas iniciales, dos gotas de agua, una limpia y transparente, otra contaminada por una horrible bacteria: los celos.
Desde la más tierna infancia, Ilenia prefería el color de la camiseta o la muñeca que le tocaba aleatoriamente a Irene y envidiaba cada caricia que le “robaba” de sus progenitores.
Al crecer, Irene destacó en los estudios y el chico más guapo del instituto y ella se enamoraron. Una rata roía las entrañas de Ilenia.
En la universidad, Irene terminó antes la carrera y se hizo público su compromiso con Oscar. Éste trabajaba en el prestigioso bufete de su padre, donde esperaba un puesto de trabajo a Irene. El día de la boda, Ilenia mordió tan fuertemente su labio que manchó de sangre el precioso vestido de dama de honor.
Cuando, rezagada, llegó al mundo laboral, fue acogida en el despacho de su cuñado, de quien estaba secretamente enamorada… o quizás sólo lo deseaba porque era una posesión de su hermana. Desde el principio intentó boicotear las gestiones de aquella: citas cambiadas de fecha, erróneas anulaciones de juicios, unas gotas de laxante en el café de Irene antes de una importante Junta de Accionistas… Hasta que concibió su macabro plan: si Irene moría ella podría suplantarla fácilmente y quedarse con su lujoso coche, su magnífico chalet, su privilegiado trabajo… y su esposo.
Aprovechando que Oscar viajaba visitó a Irene. Todo sucedió como una vorágine: la empujó rabiosamente por las escaleras. Irene murió instantáneamente. Ilenia se puso la codiciada alianza, cambió sus ropas y DNI… Y lloró por su hermana “Ilenia” en el ansiado hombro de “su esposo”.

<Ella siempre deseó todo lo que tú tenías, cariño, y eso la hizo infeliz. Hiciste bien en guardar el secreto de que en unos meses vamos a tener nuestro primer hijo>


Ina Molina



 Texto Ganador en Verso


(15 puntos) Ginebra Blonde



VIDA MÍA

Y tengo celos…
Celos del águila,
en sus majestuosos y altos vuelos…
Celos de la luna,
y su vestido de plata…
De esos niños con sus bolsillos llenos
de sonrisas blancas y caramelos…
Tengo celos del universo,
profundo e inmenso,
hogar de planetas y estrellas…
y sueños…
Tengo celos del anciano…
de su curtido y experimentado corazón,
capaz de amar sin condición…
Celos de esas zapatillas de ballet,
que se deslizan y bailan de puntillas,
en perfecto equilibrio y armonía…
Y por qué negarlo…celos de esta vida,
intrépida y loca vida,
que me alimenta desde mi alma a mi boca…
Así es, vida…tengo celos, sanos celos…
Hambrienta de cada ápice que respiras,
tramposa con el tiempo que me robas,
cicatrizando penas, derrochando alegrías…
porque te quiero, te adoro,
vida mía…pero curaré…
devorándote por entero,
cada noche, cada día…

Gine.P