miércoles, 24 de junio de 2015

(3) Reto Especial Anónimo: La Imagen

(3)RETO ESPECIAL ANÓNIMO: LA IMAGEN
Texto Ganador en Verso

(40 puntos)
 INA MOLINA
(Perfil de Facebook)


(Leer comentarios en el grupo Territorio de Escritores)

Nunca dejes escapar
al niño que llevas dentro,
yo… lo olvidé en el camino
y ahora mucho lo lamento.

Vuela en alas de dragones;
conduce en ese Cadillac viejo,
y observa con telescopio
estrellas del firmamento.

No rindas tu corazón,
mantente siempre risueño.
No cargues, en tus vagones silencios;
llénalos con bellos sueños.

No dejes que te envilezcan,
que sólo tú eres tu dueño.
No pierdas esa ilusión
de cuando eras pequeño.

Conserva ese mundo mágico,
en el país de los cuentos,
donde todo era posible,
donde el mundo era tu reino.

Si usas la metralleta
que sólo dispare besos.
Qué no encarcelen tu alma,
aunque madure tu cuerpo.

Sí, te harás un adulto
y verás fruncir tu ceño,
pero no mates al niño
que todos llevamos dentro.

Ina Molina


Texto Ganador en Prosa

(32 puntos)
GINEBRA BLONDE
(Perfil de Facebook)

(Leer comentarios en el grupo Territorio de Escritores)

Y sus juguetes quedaron baldíos y esparcidos en ese lugar al que ya nunca regresaría… No habría más noches estrelladas en las que mirar ese universo en su majestuosa danza de sueños al alcance de sus pequeñas manos. Y una jaula de bronce se alzó ante ella, barrotes de mutismo y dolor, niñez truncada y arrebatada… El monstruo de la violencia le perdonó la vida…pero se llevó sus cuentos e historias con las que volar cada noche en aquel ático cual torreón de su castillo… Se llevó su inocencia…aquella que bailaba a través de su telescopio y junto a sus estrellas… Se llevó su primavera, se llevó su sonrisa…se llevó su voz…
Y crujía la madera de su cuarto, ese suelo ahora frío pronunciaba su quejido lastimero de añoranza…pues sus pies descalzos ya no correteaban ni jugaban…ya no habían juguetes en sus manos, ni fantasía en su alma…
Y dormía el día, siempre dormía…no había más luz que su pequeño corazón que latía, aún latía…a pesar de tan intensa herida…Se olvidó de ser niña… 

Cada domingo visitaba con su abuela los jardines de Viveros… En aquel paraíso de aves multicolor y frondosa vegetación, todo se hacía humo…

-¿Por qué no habla su nieta? Es muy poco sociable, y muy rara…-¿Sociable? Muéstreme esa sociedad señora mía… -No hagas caso mi vida- le decía la anciana con orgullo a la niña –ser rara no es malo, al contrario, eres especial, no lo olvides nunca…

Se fue sin saberlo. Por qué causarle ese…terrible dolor… Nadie lo supo, fue su decisión. Y volverían nuevos mundos, nuevos sueños. Ella sabía como hacerlo. Ella sabía despegar sus pies de ese suelo de madera y alcanzar las estrellas…lo haría…sólo necesitaba unas hojas en blanco y una pluma, y romper los barrotes de su propia jaula… La luz volvió a entrar por su ventana, y las noches, al fin despertaban…Un milagro, o quizá magia…Daba igual cual fuese su nombre o procedencia, sabía que existía, porque vivía en ella…
Y volvió a ser niña… En realidad, nunca ha dejado de serlo…se lo debía la vida…

Ginebra P