miércoles, 15 de junio de 2016

Textos Ganadores. Reto nº 56: Soñar Despierto



Texto Ganador en Prosa:
(26 puntos)


 (Perfil de Facebook)



(Leer comentarios en el grupo Territorio de Escritores)

El monitor, en su gama de grises, dejaba ver un movimiento continuo de intenso palpitar agarrado a la vida. El sonido de la eco- dopler era un galope desbocado. Casi me asustó, hasta que el obstetra me explicó que era lo normal.
<Sus minúsculos corazones van muy rápido. Tu bebé está perfectamente, creciendo al ritmo esperado y sin ningún tipo de problema. Y además ya puedo adelantarte el sexo de tu hijo. ¿Quieres saberlo?>
<Síííííí> dije sin dudarlo ni un segundo.
<Es una niña. Fuerte y sana, y seguro que guapa y valiente como su mamá>
Las lágrimas de alegría y alivio acudieron sin llamarlas y rodaron sin pudor.
Valiente, sí… y pertinaz, porque ante la imposibilidad de ser madre por los cauces normales, me había sometido a numerosos tratamientos de fertilidad. Pastillas, inyecciones y reposo continuado cuando tuve pareja. Luego, varios intentos de inseminación artificial que casi acabaron con mis ahorros pero no con mi determinación. Al final, y gracias a una fecundación in vitro, lo había conseguido. Ya tenía 39 años y me calificaron como “primípara añosa”. Yo dije con cierta sorna que parecía el nombre de una cosecha de vino. Pero era tan feliz. Era la primera vez que mi útero albergaba vida.
No me asustaba enfrentarme a la maternidad en solitario. ¡Sería una familia monoparental! Me desdoblaría si era preciso. Mi instinto maternal era tan grande… había acumulado tanta ternura en la espera…
<Le pondré Leonor, como mi madre. Sonará tan bonito cuando le hable…>
<Leonor, cariño>
<Leonor, ven con mamá>

Un sonido desagradable me despierta. Es el televisor, que sin programación alguna, deja ver en la pantalla esa molesta “arenilla“ acompañada del típico ruido.
Tomo conciencia como a cámara lenta de la realidad. Estoy en mi habitación. ¡Oh Dios! me había quedado dormida soñando despierta con mi deseado embarazo, que no llega. Mis manos acuden presurosas a mi vientre deshabitado y se posan, aún protectoras, sobre él en señal de inesperada y triste despedida.

De fondo puedo oír la voz de mi anciana vecina llamando a su gatita:
<Leonor, cariño, ¿dónde estás? Ven con mamá>

Ina Molina Pérez




Texto Ganador en Verso:
(24 puntos)


 (Perfil de Facebook)



(Leer comentarios en el grupo Territorio de Escritores)

No me preguntes lo que somos,
yo suspendí filosofía,
tan sólo te puedo decir,
no por mucho madrugar 
amanece si no estás, 
a mi lado cada día...

Que tengo grabados tus besos,
que tus caricias me tatuaron,
y se me arruga la razón, 
no sé cual es la respuesta,
pero es mi resolución, 
no hacerme ya más daño.

Tú fuiste mi carta de amor, 
para ti, mi folio en blanco, 
sellabas tú todos mis sueños, 
por remite un corazón, 
esperando la pasión,
solo tú destinatario.

Que no hay más sueño que soñarte, 
despertar mi pesadilla, 
recobrar ese rincón, 
barriendo nuestro rencor, 
volver a soñar despierta, 
retomar un folio en blanco...

No me preguntes lo que somos,
yo suspendí filosofía,
tan sólo te puedo decir,
no por mucho madrugar 
amanece si no estás, 
a mi lado cada día...

Matilde Díaz