miércoles, 6 de julio de 2016

Textos ganadores. Reto nº 59: Mundos de Internet

Para participar, entrar en el grupo de Facebook:

Reto Nº 59 Mundos De Internet


Texto Ganadores en Prosa:
 (Perfil de Facebook)

(Leer comentarios en el grupo Territorio de Escritores)
— ¿Qué tienes en mente?
— y a ti, “espíritu indiscreto”, ¡qué narices te importa!
—Soy creación del dueño de la página.
—Menos humos guapo, una voz en una diminuta ventana que actúa de “mosca cojonera”, eso es lo que eres.
—Formo parte de un prestigioso equipo de trabajo.
—Y yo una de tus “amigas”. ¿No es así cómo nos llamas? ¿Y no te da vergüenza cómo nos tratas? Vaya ínfulas que te gastas. Me fastidia que siempre me estés preguntando lo mismo señalándome con un dedo acusador: “¿Qué tienes en mente?, ¿qué tienes en mente?” A ti qué te importa. Oye, que tú no eres Dios. 
—El Dios del más allá, ni lo pretendo; pero el de este mundo, no me negarás que me falta poco.
—Entonces, prepotente controlador del pensamiento, ¿por qué adoptas las formas del de más allá? Mira, una tiene reminiscencias de su época de estudiante en un colegio católico y esa pregunta, es que esa pregunta se las trae. Me recuerda lo de: ”pensamiento, palabra, obra y omisión”. Palabras lapidarias. Cualquiera de ellas podía condenarte al fuego eterno.
—Pues vete soltando lastre y a mí cuéntame. ¿Qué tienes en mente?
— ¡Eres imposible cabeza de rectángulo! ¿Qué quieres conseguir con esa frase inquisitorial? Ah claro, que en inglés no lo es y como lo que haces es traducción literal. Ese es tu gran fallo. Si es que nada más abrir la página y verlo, se me cortan las ideas.
— ¡Ah! era eso, que estás con el síndrome del folio en blanco.
— ¡Aaaggg! Te juro que conmigo vas a tener los días contados porque me largo.
̶ Volverás, te conozco. Estás enganchada, no soportarás el síndrome de abstinencia.
̶ Has acabado con mi paciencia. ¡Ah! Y a ver si aprendes idiomas. Te darías cuenta que hay otras expresiones como: “¿Tienes alguna sugerencia?” Esta sí que es una frase motivadora. Y mejor anfitrión serías si cuidases a los que te visitan con un: “Tómate tu tiempo para soñar, descubrir, disfrutar”. 
Pero… ¡No me lo puedo creer! Si está roncando.
̶ Romromromrrrrrrr; zzzzzzzz.
©María Pilar



GINEBRA BLONDE
 (Perfil de Facebook)


(Leer comentarios en el grupo Territorio de Escritores)
Porque tú fuiste una de las ventanas por las que me asomé y pude ver un mundo sin fronteras… Porque me permitiste gritar, reír, llorar… Porque me diste la posibilidad de sentir otras manos que no podía tocar… Porque abriste las puertas a la comunicación y el conocimiento… Porque fuiste ese mundo paralelo y no por ello menos real que me brindó volar… Porque a través de ti pude ser ese granito de arena y ayuda para aquellos que siempre sonríen aun cuando nada tienen… Porque me has hecho crecer… Porque has alimentado mi alma con tantas otras almas de esta red… Porque fuiste el camino de muchos otros caminos que unieron sus pasos hacia un mismo destino… Porque pude ver su rostro y escuchar su voz cuando estuvo lejos… Porque me acercaste a otras vidas, otras culturas, otras sonrisas… Porque dibujaste paisajes y bosques, soles y flores, en mis días grises… Porque me incitaste a hilvanar cada trocito de mi vida y cual pétalos dejarlos posados en este camino de sentires y abrazos… Porque me dejaste pintar mis sueños y lanzarlos al viento cual mensaje en una botella… Porque me llevaste a la alfombra roja con mi dulce caballero… Porque eres paz, eres rebeldía, eres la voz de tantos que quieren ser escuchados y comprendidos… Porque eres eslabón de esta interminable cadena de humanidad que desea unir sus fuerzas… Porque muestras esa verdad que otros medios esconden o cuentan a medias… Porque somos uno, somos todos, testigos de un mundo que se nos va de las manos… Somos valor, somos potencia, somos soldados de la paz y la verdad entre cables y teclados… Somos niños, adultos, ancianos; somos lo que somos traspasando estas puertas para que pueda llegar nuestro aliento de ánimo dispuesto a luchar… Porque eres ese puente indestructible que tanto temen aquellos que manejan bajo el engaño y la corrupción… Eres pólvora que se esparce por cada esquina de la vida… Y aun cuando hay que tratarte con cuidado ante ese otro lado oscuro que a veces tienes…eres mundo de mundos, y ha sido un placer conocerte.
*Ginebra Blonde*



Texto Ganadores en Verso:


CARLOS CORREDOR
 (Perfil de Facebook)


SIGO ESPERANDOLA
(Leer comentarios en el grupo Territorio de Escritores)
Jamás disfruté su rostro
en mi pequeña ventana,
se asomó con picardía,
decidida, con templanza,
no medía más de un palmo,
no más de quince pulgadas.
Mi inframundo lo cambió,
sus olas hicieron playa
donde solo había piedras
de aquellas que al pie se clavan.
Se asomó con sencillez
en la fuente de mi plaza,
en su boca mil preguntas
maullando como una gata,
yo me mostraba distante
mas la leía con calma,
era amazona y cazó
y yo fui presa en su trampa.
Hoy mil lábios lucen rojos
me los muerdo y se desangran,
aquella desconocida
se ha llevado mis alajas.
¿Acaso ya no me quiere?
¿Debo salir a buscarla?
En el mundo de internet
el amor raudo se escapa,
y mantengo su recuerdo,
mi esperanza sigue intacta,
con mi pc cada noche
sigo llorando en mi cama.

Butterfly 30/VI/2016



INA MOLINA PÉREZ
 (Perfil de Facebook)

(Leer comentarios en el grupo Territorio de Escritores)
Un día abrí esa ventana,
te dejé entrar en mi estancia;
aguardaba tus mensajes,
como las flores el agua.

Buganvillas tus palabras,
en el marco se enredaban,
adornando mis cristales
con tus poemas de plata.

Rayos de sol me enviabas
al estrenar las mañanas
e iluminabas mis horas
cuando a oscuras te esperaba.

Me robaste el corazón,
secuestraste mis miradas,
con largas conversaciones
de medianoche hasta el alba.

Te soñaba todo el tiempo,
te imaginaba en mi cama,
me recreaba en la boca
que quería que me besara.

Más tarde escuché tu voz,
parecía que me cantabas
cuando dijiste “te quiero”
sin haber visto mi cara.

Y después nos conocimos
y hubo… más que palabras.
Me contaste la verdad:
tenías esposa en casa.

Ya era demasiado tarde…
¡También me robaste el alma!

Ina Molina Pérez