miércoles, 17 de febrero de 2016

Textos Ganadores. 43º Reto: Va dedicado a tí

REVISTA SEMANAL


Texto Ganador en Verso
(43 puntos)

 (Perfil de Facebook)


(Leer comentarios en el grupo Territorio de Escritores)

Tenía la sensación de conocerte de siempre,
de que sin estar presente has estado junto a mí,
de que tu dulce sombra me acompañaba silente
y que tu mano hecha de aire acariciaba mi piel.

Llegué a intuirte sin verte
Te quise sin conocerte
Te he gozado sin tenerte
Sin saber supe de ti.

Y ahora que entre mis brazos
suspiras, gimes, retozas,
hablas sin decir palabras,
te abres sin ningún recato
fundiendo conmigo tu cuerpo.
Ahora que te tengo a mi lado
que enredas con tu pelo mi presente
que llenas de besos mi pasado
que das cálida serenidad a mí futuro.

Ahora sé que sin ti no podría ser el mismo,
dar un paso sin tu realidad permanente,
soñar sueños de amor sin tu presencia
vivir otra vida que no fuera contigo

Y tú, 
me escuchas, me miras, suspiras, me acaricias,
y me dices dulcemente: “Te quiero”

Besas mis labios
y te alejas sonriente de mi lado,
llevándote prendidos en el pelo
diminutos fragmentos de mi alma
y estos versos nacidos del amor que te profeso
y dedicados exclusivamente para ti.
Josep Ferrá


Texto Ganador en Prosa
(26 puntos)

 (Perfil de Facebook)


(Leer comentarios en el grupo Territorio de Escritores)

Nos encontrábamos en la costa esperando que llegaran los compañeros con un nuevo rescate, cuando a lo lejos una luz y desgarradas voces nos alertaron.
Era noche cerrada y muy oscura en pleno mes de enero y el frío atenazaba como puñales que cortaban sin compasión.
No sé qué me llevó a embarcarme en esta aventura... Aún no lo sé.
Dejé de saberlo cuando llegamos aquí.
Yo, que siempre sentí la necesidad de ayudar a aquel que por circunstancias de la vida era más débil, hoy me doy cuenta que por muchos que seamos, jamás conseguiremos ayudarlos del todo.
Hoy estoy deshecho como deshecha está la nota que viajó en esta última barcaza de refugiados que ha llegado.
Cuarenta personas, quince hombres, veinte mujeres y cinco niños.
Gracias a Dios o... ya no sé a qué, sinceramente lo digo, aunque en pésimas condiciones todos se podrán recuperar con un caldo caliente y unas mantas excepto una mujer y su pequeño al que abrazaba tan fuerte que no pudimos separar.
Ellos dos no pudieron soportar la travesía, un anciano los lloraba.
Es mí hija y mi nieto (nos dijo) se llama Fátima.
Aquel hombre seguía hablando en presente.
Los bajamos de la embarcación un compañero y yo como pudimos, a los dos juntos, a los dos abrazados.
Los acomodamos en una bolsa de plástico, yo ya no tenía fuerzas para seguir, mi compañero se disponía a cerrarla cuando me llamó con los ojos henchidos y un nudo en la garganta.
Mira, me dijo, la madre lo llevaba en la mano.
Era un trozo de papel mojado pero aún legible, una nota, una nota que mortificará mi alma hasta que me muera.
DEDICADO A TI, HERMANO MÍO
A ti, europeo con fronteras,
a ti, hermano mío,
a ti, que puedes ver las estrellas,
a ti, que invocas a Cristo,
a ti y a tu conciencia,
a ti, que no compartes conmigo:
Ni muerte, ni noche, ni senda
ni mar, ni lancha, ni frío.
¿Por qué tus manos se cierran?
¿Por qué dejas morir mis hijos?
FÁTIMA

Carlos Corredor Cámara