martes, 6 de octubre de 2015

Textos Ganadores. Reto nº 32: Nuestros miedos

 RETO nº 32 : NUESTROS MIEDOS



REVISTA SEMANAL DEL RETO

Texto Ganador en Prosa
(39 puntos)

 (Perfil de Facebook)

(Leer comentarios en el grupo Territorio de Escritores)

Sé de ti…de tus garras silenciosas, de tu sombra espesa y oscura, de tus pasos acechando y controlando mi debilidad… Viejo amigo, compañero irremediable de mi niñez. En realidad fuiste tú el único que me acompañó en tan duro viaje. Qué ironía decirte a ti, al tan nombrado “miedo” que no…no te tengo miedo. Quizá porque cuando la bestia me arrebató tanto…tú estabas ahí, en mi cuerpo tembloroso, en mi mente que no entendía…estabas…te sentía cual nudo en mi garganta queriendo gritar, llorar…pero no hubo grito, no hubo lágrimas, sólo tú, tú y yo, adentrándonos juntos en ese mundo que sin saberlo comenzaba a forjarse. Y en medio de ese grito de abuso y violencia, tú, fuiste mi único amigo. Fue a ti al que sentí cuando sus ojos oscuros se clavaban como lanzas en los míos que suplicaban escapar. Fue a ti al que sentí cuando mi espalda se quebraba y resquebrajaba al resurgir de esas alas teñidas de negro que me alzaran a los cielos lejos de la bestia. Fue a ti…al que me abracé cuando quedé tendida y desvalida. Fue mi mirada, aquella de mi alma herida, la que se encontró con la tuya, sumida en espacio tiempo que no entendía, no entendía… Siete años…siete años que ofrecerte…para que me llevaras lejos de aquel lugar de mutismo y dolor. Y lo hicimos, por ti, por mí, creamos ese mundo paralelo al que no habría hombre en la tierra que pudiera alcanzar. Fuiste mi cuna, mi hogar…y aquellos ángeles caídos y negros, me enseñaron a volar…
Hoy, miro atrás…y doy gracias a la vida… Cada una de sus espinas me hizo crecer, apreciar cada segundo concebido, cada instante que mirar a ese cielo testigo de tanto, para gritar, que estoy VIVA.
Y tuve que decirte adiós, a pesar de todo lo que vivimos juntos…
Porque sin darme cuenta, tú impedías mis pasos. Impedías que conociera esa luz que me esperaba al otro lado de ese mundo al que querré hasta el fin de mis días…pero no, no lo cambio por éste, de espinas, sueños y luz.

Gine.P


Texto Ganador en Verso
( 34 puntos)

 (Perfil de Facebook)

(Leer comentarios en el grupo Territorio de Escritores)

Una corona de zarzas
con espinas de hielo,
desgarra mi alma,
arañando los recuerdos.

La memoria aúlla de frío,
con voces de invierno,
besos de hielo seco,
en los labios del olvido,
son los dientes del miedo,
desgarrando mis sueños.

La nostalgia se desangra,
en el silencio de un reflejo,
deslizando su voz en la nada,
viste de vacío el espejo,
con la soledad de una mirada.

Campanadas de duelo...
cristales rotos en el alma...
mi corazón sigue latiendo...
la razón huye sin pausa...

En barcos de papel,
por el mar del olvido,
sin rumbo ni timonel,
en las mareas del limbo.

Miedo...
a que mi memoria pierda el paso,
a las caricias sin dueño,
a no saber de quien es esa mano,
que sujeta mis devaneos.

Miedo...
a olvidarme de tus ojos
y el sabor de tus besos,
miedo...
a que cojee la razón
y olvide cuanto te quiero.

Eduardo J. Eguizábal Torre